25.4.18

la odisea de ulloa

cultura cientíƒica

(…)

Antonio de Ulloa y de la Torre-Giralt (Sevilla, 1716 – San Fernando, 1795) fue una de las figuras más destacadas de la Ilustración española como escritor, científico y naturalista. Hijo del aristócrata Bernardo de Ulloa, con solo catorce años se embarcó en el galeón San Luis hacia las Antillas para regresar dos años más tarde al puerto de Cádiz. Ingresa unos meses después en la recién creada Real Academia de Guardias Marinas y en 1735 fue destinado, con diecinueve años y el rango de teniente de fragata, como representante de la corona española junto a Jorge Juan y Santacilia en la Misión geodésica francesa, una ambiciosa expedición científica que pretendía medir un grado del arco de meridiano en el ecuador terrestre.

El fin último de esta expedición era zanjar la discusión por la forma de la Tierra que enfrentaba a la comunidad científica entre los newtonianos, que sostenían la forma achatada por los polos, y los cartesianos (como los franceses Piccard, La Hire y Cassini), que decían que lo estaba por el ecuador. ¿Tenía la Tierra forma de calabaza o de melón? En paralelo, se envió otra expedición a Laponia encabezada por el astrónomo Pierre Louis Maupertuis y en la que participó activamente el sueco Anders Celsius, creador de la escala de temperatura centígrada que lleva su nombre. Y fue esta segunda expedición en las frías regiones del Ártico la que demostró que la Tierra está achatada en los polos, dando la razón a los newtonianos. El filósofo francés Voltaire, que estuvo muy atento al desarrollo de estas misiones por el alcance científico y político, escribió: «Han confirmado con mucha transpiración lo que Newton descubrió sin salir de su habitación».

Durante la expedición francesa en Perú de 1735, un marinero galo descubrió casualmente unos nódulos de arcilla grisácea mientras caminaba por un estuario y se lo entregó a Ulloa. En la arcilla se encontraban unos trozos de un extraño metal plateado que ya era conocido desde tiempo atrás en América del Sur. Ulloa se dio cuenta inmediatamente de que se encontraba delante de un nuevo elemento metálico, el platino, y se le considera su descubridor, pero no sin cierta polémica porque no llegó a aislarlo o a estudiar sus propiedades. El joven teniente de fragata bautizó al metal como platina del Pinto («plata pequeña del río Pinto»), o simplemente platina, y fue posteriormente el insigne químico británico Humphrey Davy el que le dio el nombre definitivo con el que lo conocemos en la actualidad.

(…)

En agosto de 1745, durante el viaje de regreso a España a bordo de la fragata Délivrance, Antonio de Ulloa fue capturado por un navío británico y enviado preso a Inglaterra. Se le incautó toda la documentación científica que traía de su expedición y se la remitió a la Royal Society. Varios miembros se interesaron por el trabajo de Ulloa, entre ellos se encontraba el entonces presidente Martin Folkes, un brillante matemático que fue nombrado vicepresidente por el mismísimo Isaac Newton en 1723. Folkes entabló amistad con Ulloa en el proceso de recuperación de su trabajo requisado y quedó asombrado con la recopilación de datos científicos en su década de investigación en las Américas. Tanto es así, que Ulloa fue nombrado miembro de la Royal Society en diciembre de 1746 en justicia con su trabajo y sus descubrimientos.

(…)

DANIEL TORREGROSA
“Antonio de Ulloa, el marino que leía a Newton”
(cultura científica, 20.04.18)

24.4.18

el amor lejano

wikipedia
Él no puede cantar, el que no emite un sonido
ni puede dar forma a los versos, el que no dice una palabra,
ni puede ver los caminos de la poesía
el que no entiende el significado.
Por lo tanto, mi canción comienza de tal modo
que mientras más la escuches, más será para ti.
La leyenda cuenta que Jaufré Rudel era un caballero de la Corte de Leonor de Aquitania, conocido como el Príncipe de Blaye, una villa cercana a Burdeos en el estuario del Garona. Era trovador de la Corte de Leonor y sus poemas de amor hacían suspirar a las damas de palacio. Pero su corazón tenía dueña: una dama lejana, de la que había escuchado hablar por los guerreros que volvían de las tierras de Oriente, una de las mujeres más bellas del mundo, Melisenda de Trípoli. (Muy posiblemente, esta Melisenda fuera Hodierna de Trípoli, esposa de Raimundo II).
Estoy tan cautivado por este amor
que cuando corro hacia ella
Siento que estoy caminando hacia atrás
y como si estuviera huyendo de mí.
Y mi caballo se mantiene tan lento
un ritmo, que creo que nunca la alcanzaré
a menos que ella quiera esperarme.
Aunque Rudel no conocía a Melisenda, ella fue el centro de su obra. Sus poemas, siguiendo las reglas del llamado amor cortés, describían su pasión y su amor incondicional por la lejana dama.
Amor de una tierra lejana,
por tu bien, todo mi corazón duele
y no puedo encontrar un remedio
(salvo la reverberación de su nombre)
a la enfermedad de carecer del dulce amor,
en el jardín y detrás de la cortina,
de un compañero anhelado.
Al no cesar su pasión, Rudel pensó en viajar a las tierras de su amada, para expresarle en persona su amor. Pero el viaje era largo y costoso y Rudel no era rico para afrontarlo.
Nunca más gozaré de amor
si no gozo de este amor de lejos,
pues no sé en ninguna parte, ni cerca ni lejos,
de más gentil ni mejor.
Su mérito es tan verdadero y tan puro que
Ojala allí, en el reino de los sarracenos
fuera llamado cautivo por ella.
Recurrió, entonces, a otra táctica: confiarle sus poemas a los caballeros que partían a Tierra Santa con la promesa de que se lo harían llegar a Melisenda. Así, los poemas de Rudel recorrieron el camino que lo separaba de su amada.
Que nadie se maraville de mí
si amo algo, nunca lo veré
si nada me duele más
que eso que nunca he visto con mis ojos
que nunca me mintió ni me dijo la verdad
ni sé si ella lo hará.
Pasaron los años y el rey Luis VII de Francia, organizó la Segunda Cruzada. Y Jaufré Rudel vio la oportunidad de emprender el sueño e ir en pos de su amada. Gastando los ahorros de los últimos años, Rudel embarcó en Marsella, rumbo a Trípoli.
Triste y afligido debo partir
si no veo este amor lejano.
No sé cuándo la veré,
tan lejos están nuestros países.
Tantos son los cruces y las carreteras,
que no puedo decir.
Pero los años ya habían hecho mella en su cuerpo y las inclemencias del viaje erosionaron su salud. Cuando llegó a Palestina, Rudel estaba gravemente enfermo. Pese a su estado, logró llegar a Trípoli y pedir una audiencia con su amada Melisenda. Lamentablemente, los guardias de la Corte se rieron de su pedido y le dieron vueltas al asunto. Frente a la puerta del castillo, Rudel se sintió morir en la orilla, tras nadar tantos años en el mar de su pasión.
Iré a su morada,
un ladrón,
con tanto peligro como si cruzara
un mar.
Si ella no tiene piedad de mí,
yo azoto
un caballo muerto
¡Ay! Le ruego mucho
y no obtengo de ella ninguna satisfacción.
La salud de Rudel se deterioró definitivamente. Llevado a un albergue, lo dieron por muerto. Esa noticia llegó a oídos de Melisenda quien se dirigió inmediatamente al lugar y lo encontró agonizando en el lecho.
Dice verdad quien me llama ávido
y anheloso de amor de lejos,
pues no hay otro placer que tanto me guste
como el gozo del amor lejano.
Pero lo que quiero me está tan vedado
porque mi padrino me hechizó
de modo que amara y no fuera amado.
Melisenda lo tomó en sus brazos y Jaufré Rudel abrió los ojos, la vio y supo que era el amor lejano por el que había estado esperando tanto tiempo. Alabó a Dios por haberlo mantenido con vida para verla y, poco después, falleció en brazos de su amada.

Dice la leyenda que Melisenda lo hizo enterrar en la casa del Temple, con grandes honores, y otros aseguran que ese mismo día, ella se hizo monja, debido al gran dolor que significó su muerte.

Jaufré Rudel murió pero el recuerdo de su amor fue retomado por los poetas románticos que contaron, una y otra vez, su historia y su recompensa por su paciente espera: morir en brazos de su amor.
Ahora tengo alegría, y estoy feliz
y estoy restaurado en mi valor,
y nunca volveré a otro lado
ni codiciaré las conquistas de otras personas
porque ahora estoy seguro
que es sabio quien espera
y que es un tonto que pierde su paciencia.

wikipedia
FUENTES:

https://es.wikipedia.org/wiki/Jaufré_Rudel

http://literaturauniversaliesames.blogspot.com.ar/2012/02/jaufre-rudel-el-amor-de-lejos.html

http://www.trobar.org/troubadours/jaufre_rudel/

http://lecturasdelviaje.blogspot.com.ar/2014/02/en-mayo-cuando-los-dias-son-largos-de.html

23.4.18

efecto mariposa

openmind

El tiempo meteorológico constituye uno de los grandes ejemplos de sistemas caóticos; de hecho, fue estudiándolo cuando se descubrió realmente el caos: pequeñas perturbaciones en la atmósfera pueden cambiar el clima en proporciones enormes. Su descubridor fue el meteorólogo teórico estadounidense Edward Norton Lorenz (1938-2008).

El artículo en el que presentó sus resultados en 1963 constituye uno de los grandes logros de las ciencias físicas del siglo XX, aunque pocos científicos que no fueran meteorólogos repararon entonces en él. La repercusión de ese artículo cambió de forma radical a lo largo de las décadas siguientes. No poco tuvo que ver en semejante cambio de actitud la célebre frase «El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas», que Lorenz incluyó en una conferencia que pronunció el 29 de diciembre de 1972 en una sesión de la reunión anual de la AAAS (American Association for the Advancement of Science). Anteriormente, Lorenz había usado el ejemplo de una gaviota provocando una tormenta pero finalmente lo hizo más poético con la mariposa, siguiendo las recomendaciones de unos colegas. En 1987 el término “efecto mariposa” despegó gracias al bestseller “Caos: la creación de una ciencia”, de James Gleick. Entonces fue cuando el descubrimiento de Lorenz llegó al gran público.

Edward Lorenz estaba trabajando en sus investigaciones sobre el tiempo atmosférico, desarrollando modelos matemáticos simples cuyas propiedades exploraba con la ayuda de ordenadores, cuando, en 1960, observó que algo raro ocurría cuando repetía cálculos anteriores. (…)

«En un momento dado, decidí repetir algunos de los cálculos con el fin de examinar con mayor detalle lo que estaba ocurriendo. Detuve el ordenador, tecleé una línea de números que había salido por la impresora un rato antes y lo puse en marcha otra vez. Me fui al vestíbulo a tomarme una taza de café y regresé al cabo de una hora, tiempo durante el cual el ordenador había simulado unos dos meses de tiempo meteorológico. Los números que salían por la impresora no tenían nada que ver con los anteriores.

Inmediatamente pensé que se había estropeado alguna válvula o que el ordenador tenía alguna otra avería, cosa nada infrecuente, pero antes de llamar a los técnicos decidí comprobar dónde se encontraba la dificultad, sabiendo que de esa forma podría acelerar la reparación. En lugar de una interrupción brusca, me encontré con que los nuevos valores repetían los anteriores en un principio, pero que enseguida empezaban a diferir, en una, en varias unidades, en la última cifra decimal, luego en la anterior y luego en la anterior. La verdad es que las diferencias se duplicaban en tamaño más o menos constantemente cada cuatro días, hasta que cualquier parecido con las cifras originales desaparecía en algún momento del segundo mes.

Con eso me bastó para comprender lo que ocurría: los números que yo había tecleado no eran los números originales exactos sino los valores redondeados que había dado a la impresora en un principio. Los errores redondeados iniciales eran los culpables: se iban amplificando constantemente hasta dominar la solución. Dicho con terminología de hoy: se trataba del caos.»

Lo que Lorenz había observado empíricamente, ayudado por su ordenador, es que existen sistemas que pueden desplegar un comportamiento impredecible (lo que no quiere decir «no sujeto a leyes»): pequeñas diferencias en una sola variable tienen efectos profundos en la historia posterior del sistema. Por eso, por ser un sistema caótico, el tiempo meteorológico es tan difícil de predecir, tan, como solemos decir, imprevisible.

(…)

“Cuando Lorenz descubrió el efecto mariposa”
(openmind, 22.05.15)

21.4.18

reporte de noticias: semana del 16/04


“El amor obsesivo entre Carlos V y su abuela «obesa»”
(abc, 16.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-amor-obsesivo-entre-carlos-y-abuela-obesa-201804160126_noticia.html


“La Cámara de ámbar, la lujosa habitación que los nazis robaron a los rusos”
(abc, 16.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-camara-ambar-lujosa-habitacion-nazis-robaron-rusos-201804160146_noticia.html


“Estambul, la ciudad que un trágico deshielo convirtió en cosmopolita”
(el país, 16.04.18)
https://elpais.com/cultura/2018/04/06/actualidad/1523013762_553911.html


“Venecia no olvida a Casanova, su libertino universal”
(el país, 15.04.18)
https://elpais.com/cultura/2018/04/14/actualidad/1523711286_125638.html


“Stan Lee habla de cómics, escándalos y demandas”
(nytimes es, 13.04.18)
https://www.nytimes.com/es/2018/04/13/stan-lee-maltrato-marvel/?action=click&rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-es&contentCollection=inicio&region=rank&module=package&version=masinformacion&contentPlacement=5&pgtype=Homepage


“‘Fui profesor durante 17 años, pero no sabía leer’”
(bbc mundo, 16.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43774820



“Por qué decidí donar mis heces a la ciencia”
(bbc mundo, 15.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43774152


“El oculto legado que dejaron los nazis en los árboles de Noruega”
(bbc mundo, 14.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-43735519


“William Holden, el galán de Hollywood con la muerte más «salvaje»”
(abc, 17.04.18)
http://www.abc.es/play/cine/noticias/abci-william-holden-galan-hollywood-muerte-mas-salvaje-201804170137_noticia.html


“Cinco increíbles ilusiones ópticas y sus explicaciones científicas”
(abc, 17.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-cinco-increibles-ilusiones-opticas-y-explicaciones-cientificas-201804171214_noticia.html


“La milagrosa longevidad del hombre del siglo VIII que sobrevivió a una amputación”
(abc, 17.04.18)
http://www.abc.es/cultura/abci-milagrosa-longevidad-hombre-siglo-viii-sobrevivio-amputacion-201804170907_noticia.html


“Revelan dónde están y cómo son los filamentos de la «telaraña cósmica»”
(abc, 17.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-revelan-donde-estan-y-como-filamentos-telarana-cosmica-201804170843_noticia.html


“El artista «outsider» que dejó un tesoro artístico de un millón de dólares entre las paredes de su casa”
(abc, 17.04.18)
http://www.abc.es/cultura/arte/abci-artista-outsider-dejo-tesoro-artistico-millon-dolares-entre-paredes-casa-201804171226_noticia.html


“Averigua cómo está tu próstata”
(el mundo, 17.04.18)
http://www.elmundo.es/grafico/ciencia-y-salud/salud/2018/04/16/5ad48c04268e3e46338b4583.html


“Hace 70 años comenzaba el torneo más insólito de la historia”
(clarín, 18.04.18)
https://www.clarin.com/deportes/futbol/hace-70-anos-comenzo-torneo-insolito-historia_0_HJCF8eNnM.html


“El Sistema Solar, la maravillosa hélice que viaja a 828.000 kilómetros por hora”
(abc, 18.04.18)
http://www.abc.es/ciencia/abci-sistema-solar-maravillosa-helice-viaja-828000-kilometros-hora-201804172159_noticia.html


“La falsa teoría que sitúa a Isabel de Inglaterra como descendiente de Mahoma a causa de su sangre española”
(abc, 18.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-falsa-teoria-situa-isabel-inglaterra-como-descendiente-mahoma-causa-sangre-espanola-201804172208_noticia.html


“Así es el primer meme de todos los tiempos”
(abc, 18.04.18)
http://www.abc.es/recreo/abci-twitter-primer-meme-todos-tiempos-201804181103_noticia.html


“‘Nuestros microbios intestinales pueden controlar la respuesta al cáncer’”
(el país, 18.04.18)
https://elpais.com/elpais/2018/04/17/ciencia/1523956570_541123.html


“El sistema circulatorio del planeta se debilita”
(el país, 12.04.18)
https://elpais.com/elpais/2018/04/11/ciencia/1523436822_519052.html


“Los dos amigos inmigrantes que conquistaron la mesa de los argentinos”
(la nación, 19.04.18)
https://www.lanacion.com.ar/2126182-los-dos-amigos-inmigrantes-que-conquistaron-la-mesa-de-los-argentinos


“El Pasaje Lanín, de fiesta: hace 17 años que esa callecita de Barracas se convirtió en una obra de arte”
(clarín, 19.04.18)
https://www.clarin.com/ciudades/pasaje-lanin-fiesta-hace-17-anos-callecita-barracas-convirtio-obra-arte_0_ByxSInkE3G.html


“Enrique II «el Fratricida», el hijo bastardo que mató a su hermano para ser Rey de Castilla”
(abc, 19.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-enrique-fratricida-hijo-bastardo-mato-hermano-para-castilla-201804190204_noticia.html


“Afirman que el famoso doctor Asperger colaboró con los nazis asesinando a cientos de niños en la IIGM”
(abc, 19.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-afirman-famoso-doctor-asperger-colaboro-nazis-asesinando-cientos-ninos-iigm-201804191054_noticia.html


“Seguimos flipando: vuelve el LSD a los 75 años del primer 'viaje'”
(el mundo, 19.04.18)
http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/04/19/5ad7408be2704e924a8b45be.html


“Fulgor de Octavio Paz en la India”
(nytimes es, 19.04.18)
https://www.nytimes.com/es/2018/04/19/octavio-paz-india/?action=click&clickSource=inicio&contentPlacement=1&module=toppers&region=rank&pgtype=Homepage


“Una visión histórica de la ambición en las megaciudades de América Latina”
(nytimes es, 18.04.18)
https://www.nytimes.com/es/2018/04/18/ciudades-america-latina-arquitectura/?action=click&clickSource=inicio&contentPlacement=3&module=toppers&region=rank&pgtype=Homepage


“Sin ayuda de los humanos, la batata colonizó el mundo”
(nytimes es, 18.04.18)
https://www.nytimes.com/es/2018/04/18/camote-batata-adn/?action=click&clickSource=inicio&contentPlacement=4&module=toppers&region=rank&pgtype=Homepage


“La inteligencia artificial hackea el cerebro humano”
(openmind, 17.04.18)
https://www.bbvaopenmind.com/la-inteligencia-artificial-hackea-el-cerebro-humano/?utm_source=materia&utm_medium=web&utm_content=archivo_click&tipo=elabora


“Cinco fármacos que sorprendieron a sus creadores”
(openmind, 14.02.18)
https://www.bbvaopenmind.com/cinco-farmacos-que-sorprendieron-a-sus-creadores/?utm_source=materia&utm_medium=web&utm_content=archivo_click&tipo=elabora#talidomida


“Estados Unidos: la poco conocida historia de la ciudad subterránea sobre la que se construyó Seattle”
(bbc mundo, 19.04.18)
http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43396357


“Así se forjó el Imperio español, la Roma de América frente a los depredadores”
(abc, 20.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-forjo-imperio-espanol-roma-america-frente-depredadores-201804192236_noticia.html


“La lección de humildad que unos pocos espartanos españoles dieron a la caballería de élite de Roosevelt”
(abc, 20.04.18)
http://www.abc.es/historia/abci-leccion-humildad-unos-pocos-espartanos-espanoles-dieron-caballeria-elite-roosevelt-201804200250_noticia.html

20.4.18

la herida de Mitre

casa rosada

Si visitan la Casa Rosada y ven la galería de bustos de los Presidentes argentinos, presten atención al bollo en medio de la frente que tiene el efigie correspondiente a Bartolomé Mitre. No es un error del escultor sino una réplica del original. Esa depresión en la frente de Mitre fue una herida de batalla que casi termina con la vida del futuro Presidente de los argentinos y fundador del diario “La Nación”. Esa herida en forma de estrella, es el motivo de este post.

Es la mañana de sol del 2 de junio de 1853. A pocos meses de Caseros, las fuerzas de la Provincia de Buenos Aires están en batalla contra las de la Confederación. La Organización Nacional está aún lejos. Falta un largo período para diseñar las instituciones básicas del país y lanzar el desarrollo de una nación inmersa en la guerra civil.

La ciudad de Buenos Aires atraviesa un sitio de las fuerzas federales que originalmente habían tomado las alturas de la quinta de Horne, hoy el Parque Lezama. Rechazados por los porteños, ahora los sitiadores se ubicaban en la Boca del Riachuelo y tenían su campamento en la zona conocida como los Potreros de Langdon. Los Potreros era la zona comprendida actualmente por las calles Montes de Oca, Caseros, Uspallata y Vieytes extendiéndose incluso un poco más, hasta la actual estación de Constitución y cercana a la mencionada quinta de Horne.

El día anterior, el General Paz observa desde el mirador de la quinta de Brittain (la actual Casa Amarilla) que las fuerzas federales estaban construyendo una trinchera. Mitre, anteojo en mano, asegura que la construcción fue realizada durante la noche y es un intento de los sitiadores de atacar por el sur. El General Paz le da la orden a Mitre de frenar el intento. Por tal motivo, Mitre sale a las 8 de la mañana del 2 de junio frente a la columna de infantería y caballería, situado en la Convalecencia (Constitución). Al mando del batallón 2 de línea, va su hermano, Emilio Mitre.

Llegado a la Convalecencia, primero deben despejar las dos cuadras de zanjas donde se habían establecido los Rifleros federales. Hecho esto, las fuerzas porteñas ocupan los Potreros de Langdon formando dos grupos. El 2 de línea se queda en la barranca de Balcarce. Tenía un objetivo: atacar a los sitiadores de frente y por la izquierda, con el fin de cortar su comunicación con los Corrales (hoy Parque Patricios). Pero para intentar esa maniobra, se necesitaba la presencia de la artillería al mando del sargento mayor Martín Arenas que estaba retrasado. Mientras se esperaba el concurso de la artillería, se intercambió un fuego nutrido con los Rifleros, a dos cuadras de distancia.

El coronel Bartolomé Mitre, a caballo, se adelantó a la caballería, un tentador blanco para las fuerzas federales. Sereno, se paseaba frente a las descargas, con su pantalón y casaca militar de paño negro, chaleco de paño blanco y quepis.

En un instante, Mitre se curva sobre su caballo y luego, se baja de su montado, bañado en sangre. Sus ayudantes se acercan presurosamente y los recibe con una respuesta preocupante: “¡Estoy herido y quiero morir como el romano!”.

El primero en recibirlo es el joven sobrino de Rosas, Felipe M. de Ezcurra. “Vea que tengo” le dice el coronel, sacándose su quepis. Ezcurra examina la herida sobre la frente y le dice que no es nada. “Sin embargo, la sensación que experimento es como si tuviera adentro el proyectil” describe con sangre fría Mitre.

Efectivamente, Mitre tenía razón. El proyectil había atravesado varias capas de material del quepis, entre ellos una gruesa escarapela que Delfina, la esposa de Mitre, le había zurcido poco antes de la batalla. Perdió fuerza al atravesar las distintas capas, pero alcanzó a fracturarle el cráneo.

Mitre fue limpiado de la sangre e intentó volver a su caballo pero las fuerzas lo abandonaron. Delegó el mando en su hermano Emilio para que siguiera con el plan de ataque y, en brazos de Ezcurra y el alférez Bond, se retiró del campo de batalla. Mitre contestaba a los saludos y al aliento de la tropa que le pedía que se recuperara, balbuceando palabras inentendibles. Con mucha dificultad, llegaron al cuartel del 2 de línea, ubicado en la Plaza Concepción.

La noticia de la herida de Mitre se había dispersado por toda la ciudad. Y el grado de gravedad de ella, preocupaba a los hombres de las fuerzas porteñas. “Hubiera preferido perder la mitad del ejército antes que al coronel Mitre” contestó el General Paz cuando se enteró que la herida era de muerte.

Uno de los primeros en llegar al cuartel, fue el reconocido médico Irineo Portella, con estudios en Francia, quien examinó la herida y dictaminó que había fractura del hueso frontal y que eso presionaba sobre la masa cerebral. La herida exigía una rápida operación o el paciente moriría.

Llevaron a Mitre a su casa (Perú, entre Estados Unidos e Independencia), lugar al que se acercaron los doctores Juan José Montes de Oca, Pedro Ortiz Vélez e Hilario Almeyda, este último hábil cirujano del ejército, quien fue el responsable de extraer los fragmentos óseos de la herida. Como era común en esos tiempos, la operación se hizo sin anestesia y, antes de desmayarse, Mitre alcanzó a decirles: “Ustedes me tratan peor que el enemigo”.

Bartolomé Mitre se recuperó de esa operación y sobrevivió para ser Presidente. Eso sí, por la falta del hueso, la débil capa de piel transmitía los latidos de las meninges, en especial cuando Mitre discutía vehemente. Esa cicatriz la disimuló don Bartolomé con el chambergo que se convirtió en un rasgo clásico de su persona, al punto de llevarlo en la Guerra del Paraguay.

Se cuenta que el Emperador Pedro II de Brasil estaba interesado en ver la herida y dio vueltas, discretamente, para examinar la cicatriz de guerra. Finalmente, le pidió verla y le preguntó si le dolía. “Ni un simple dolor de cabeza” dijo con una sonrisa Mitre “Por eso receto siempre un balazo en la frente a los que padecen de dolor de la cabeza”.

Como señalara el senador brasileño Silvera de Motta, “Es un documento auténtico que prueba que Mitre no acostumbraba volver la espalda al enemigo”.

wikimedia
FUENTES:

https://www.lagaceta.com.ar/nota/209331/actualidad/mitre-cae-herido.html

http://www.elarcondelahistoria.com/el-general-mitre-cae-herido-en-los-potreros-de-lagdon-261853/

https://www.casarosada.gob.ar/informacion/actividad-oficial/9-noticias/36070-curiosidades

https://omarlopezmato.wordpress.com/2010/02/10/morir-como-un-romano/

https://s3-eu-west-1.amazonaws.com/eu.storage.safecreative.org/1/2014/08/17/00000147/e26e/6224/ec20/4d37f4e1db56/CombatedelPotrerodeLangdonHOMENAJE261853.pdf?response-content-type=application%2Fpdf&X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-Date=20180417T194608Z&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-Expires=86400&X-Amz-Credential=1SXTY4DXG6BJ3G4DXHR2%2F20180417%2Feu-west-1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Signature=99dd41bfdd008f85c6ec0f0302458aaa49567859e1fbf27119407d694f288247

19.4.18

el hombre de las greguerías

wikipedia

Ramón Gómez de la Serna fue uno de los tantos escritores españoles que arribaron a nuestra tierra cuando en la península ibérica se desató la Guerra Civil. Con el corazón partido, entre su patria y el país donde moriría en enero de 1963, de la Serna fue el inventor de un género peculiar: las greguerías.

¿Qué son las greguerías? El propio autor las definió como: “humorismo + metáfora”. La RAE la define como una metáfora breve e ingeniosa. Y en Wikipedia, en el artículo biográfico de su autor, las define como “sentencias ingeniosas, y en general breves que surgen de un choque casual entre el pensamiento y la realidad”.

Gómez de la Serna supo escribir sobre sus greguerías:
“Atrapamoscas de la greguería, tengo que pasarme muchas horas con el brazo extendido y haciendo gestos como detenedor de aviones en un campo de aterrizaje. Nunca se sabe qué cosa es greguería, cuántas quedan posibles, dónde se encuentran las buenas. Todo lo que merece ser dicho tiene que ser secreto y no hay nada que cueste más sacar a la vida que sus secretos. ¿Están fuera o están dentro? Yo creo que estamos compuestos de greguerías como de células, pero tenemos que poseer muy sutil oído para oírlas”
La mejor manera de entender qué es una greguería es a través del ejemplo. Así que a modo de homenaje a Ramón Gómez de la Serna, va un puñado de sus greguerías:
El beso es hambre de inmortalidad.

Senos: el misterio móvil.

El beso es un paréntesis sin nada adentro.

El libro es un pájaro con más de cien alas para volar.

Escribir es que le dejen a uno llorar y reír a solas.

La X es la silla de tijera del alfabeto.

Tocar la trompeta es como beber música empinando el codo.

El gong es un platillo viudo.

Lo grave del solterón es que se va volviendo viudo.

La ópera es la verdad de la mentira, y el cine es la mentira de la verdad.

La luna es un banco de metáforas arruinado.

Sólo hay un olor que puede competir con el olor a tormenta: el olor a madera del lápiz.

El tango está lleno de despedidas.

El escritor quiere escribir su mentira y escribe su verdad.

Sólo el poeta tiene reloj de luna.

La O es la I después de comer.

El langostino huele a todo el mar.

La mariposa posándose en todas las flores es la mecanógrafa del jardín.

El camello lleva a cuestas el horizonte y su montañita.

¿Y si las hormigas fuesen ya los marcianos establecidos en la tierra?

El caballo sí que es un hombre serio.

En el río pasan ahogados todos los espejos del pasado.

La Q es un gato que perdió la cabeza.

El gato se hace el muerto para que lo dejen dormir la siesta.

El estornudo es la interjección del silencio.

La ardilla es la cola que se independizó.

No saben lo que es morir ni los muertos.

Al ombligo le falta el botón.

Las rosas se suicidan.

El Coliseo en ruinas es como una taza rota del desayuno de los siglos.

Hay una campana que suena en el alba y que no está en ningún campanario.

Los ojos de las estatuas lloran su inmortalidad.

Hay camas de hotel en las que nos encontramos nuestras piernas del pasado.

Aquel tipo tenía un tic, pero le faltaba un tac; por eso no era un reloj.

Un tren de mercancías que pasa es el etc. etc. etc. etc. etc. en movimiento.

La lechuga es toda enaguas.

Lo peor del golpe en la cabeza es la burla del chichón.

Hay el que pierde un botón y no lo encuentra, y el que lo encuentra y lo guarda y nunca lo da a coser. Los dos son unos desdichados.

Son más largas las calles de noche que de día.

La llave nos gasta la broma de hacer como que no es de la cerradura que es.

La morcilla es un chorizo lúgubre.

Lo que completa la mala suerte del ladrón cuando huye después de asaltar la caja es que la puerta sea de “tire” y no de “empuje”.

Los termómetros mueren jóvenes.

Al calvo le sirve el peine para hacerse cosquillas paralelas.

Meteorología: mentirología.

El cigarro es el chupete de los mayores.

Entre los carriles de la vía del tren crecen las flores suicidas.

Los recuerdos encogen como las camisetas.

En las cajas de lápices guardan sus sueños los niños.

La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz.

El reloj no existe en las horas felices.

Aburrirse es besar a la muerte.

Nostalgia: neuralgia de los recuerdos.

El sueño es un depósito de objetos extraviados.

Lo peor de la ambición es que no sabe bien lo que quiere.

Nadie ha dicho que las cosas viven: las cosas sueñan.

El otro lado del río siempre estará triste de no estar de este lado. Esa pena es de lo más insubsanable del mundo y no se arregla ni con un puente.
escritores.org
FUENTES:

https://es.wikipedia.org/wiki/Ramón_Gómez_de_la_Serna

http://www.ramongomezdelaserna.net

https://web.archive.org/web/20070609133533/http://www.geocities.com/greguerias/greguerias02.htm

https://www.escritores.org/biografias/222-ramon-gomez-de-la-serna

https://es.wikiquote.org/wiki/Greguerías

18.4.18

el hombre pararrayos

la nación

Roy Cleveland Sullivan siempre fue un hombre feliz. Había nacido en un hogar modelo en el condado estadounidense de Greene, Virginia, se había casado con la mujer que amaba y había logrado su soñado trabajo de guardabosques. Todos sus vecinos opinaban lo mismo de él: un tipo afable, alegre, simpático, risueño y de lo más normal. Pero un día, su sonrisa comenzó a borrarse hasta dejar solo una mueca triste en su rostro.

Nacido el 7 de febrero de 1912, Sullivan empezó a trabajar como guardabosques a los 24 años en el Parque Nacional Shenandoah de Virginia, el lugar donde tendría su primer encuentro con la desgracia que lo perseguiría hasta su muerte. En abril de 1942 lo sorprendió ahí una terrible tormenta y no tuvo mejor idea que refugiarse en una torre de vigilancia contra incendios, que, al estar recién construida, no contaba con pararrayos.

Un rayo cayó sobre Sullivan y lo dejó inconsciente. Cuando se recuperó, encontró una larga línea de quemaduras que corrían por toda la pierna derecha junto a un agujero humeante en el zapato, del que brotaba sangre por la suela. El rayo le había alcanzado el dedo gordo del pie derecho y le había hecho perder la uña. No sería la última vez que el hombre sufriría la furia de la naturaleza.

Ya casi había olvidado el incidente, cuando en julio de 1969, conducía su camioneta en el parque por un paso de montaña con la ventanilla abierta, cuando de repente escuchó un ruido ensordecedor: un rayo entró por la ventanilla, lo golpeó y lo hizo dar un vuelco. Salvo algún chamuscón, logró salir ileso. Esto no sería todo, cinco descargas más caerían sobre él en tan solo siete años, entre 1970 y 1977.

La seguidilla fue fatal. En 1970, un rayo golpeó el transformador de electricidad cercano a la casa de Sullivan, se desvió e impactó sobre él. Terminó con parte de su piel quemada. En 1972, lo sorprendió otra tormenta en el parque y lo alcanzó un rayo que le quemó todo el pelo. En 1973, patrullaba en medio de una lluvia; cuando el agua empezó a amainar, decidió bajar de su camioneta y ahí mismo cayó herido por un rayo.

En 1976, tres años después de su último evento desafortunado, Sullivan ya era una persona diferente: maldecía el día que había nacido y a menudo se le podía ver solo. Nadie quería estar cerca de él, a excepción de su esposa. Ese año llegó una vez más una tempestad y de nuevo trató de huir de su destino, pero tampoco pudo y terminó golpeado por sexta vez por un rayo.

Pero su (nunca querido) ingreso al Libro Guinness de los récords, se produjo el 25 de junio de 1977. Sullivan estaba pescando, solo y de pie en un lago poco profundo, cuando una descarga eléctrica volvió a impactarlo de lleno en la cabeza, lo que derivó en quemaduras en el poco pelo que le quedaba y en el torso. El hombre se tiró al lago y luego corrió hasta su auto, como si fuera posible esconderse allí de la mala suerte.

El “rayo” final no se lo asestó la naturaleza, sino su esposa. Ella era la única que había quedado a su lado y que, en cierta forma, lo mantenía en pie entre tanta desgracia. Pero un día, mientras él le ayudaba a tender ropa en el jardín de su casa, un rayo alcanzó a la mujer. Esa fue la prueba final que necesitó ella para decidirse a seguir los pasos del resto del pueblo: se alejó de él para siempre. Lo abandonó.

Esa descarga emocional fue demasiado para Sullivan: en la mañana del 28 de septiembre de 1983, a los 71 años, tomó su arma reglamentaria decidido a ponerle fin a su vida. El tango diría que “ni el tiro del final” le salió, ya que no murió de ese disparo. La muerte le llegó días después como consecuencia de una infección que le había provocado esa bala. La ciencia todavía no puede hasta el día de hoy descifrar la extraña atracción que tenía este hombre con los rayos.

(…)

CARLOS MANZONI
“Crónica detrás de la desgraciada atracción del hombre ‘pararrayos’”
(la nación, 16.04.18)